Barra_Vida_Sana
 
 
line decor
    
line decor
 

Inicio / Salud y medicina / Botulismo

 

BOTULISMO

El botulismo alimentario es una intoxicación grave, provocada por la ingestión de una toxina formada en alimentos contaminados por la bacteria denominada Clostridium botulinum. Esta bacteria no sobrevive en presencia de oxigeno (aire) ni de acidez y, ante condiciones medioambientales desfavorables para su crecimiento, produce una forma de vida resistente que se denomina espora; estas esporas se hallan distribuidas ampliamente en la tierra y el agua.

 

Si se ingiere un alimento contaminado, la toxina se absorbe en el intestino. Los primeros síntomas se presentan entre las 12 y 72 horas posteriores a la ingestión del alimento y, como la toxina afecta al sistema nervioso, aparecen manifestaciones como visión doble, vértigo, dificultades para hablar y tragar, sequedad de la boca y debilidad generalizada. Luego puede progresar a una parálisis total que comienza afectando los hombros, luego los brazos y, en forma descendente, afecta al resto de la musculatura del cuerpo. Cuando se comprometen los músculos respiratorios, puede interrumpirse la respiración y llevar a la muerte si el paciente no es tratado a tiempo con un antídoto y asistencia mecánica respiratoria. No produce fiebre ni pérdida de la conciencia.

Temperaturas superiores a los 80ºC durante un tiempo mínimo de 10 minutos, destruye la toxina pero no las esporas.

Hay que tener mucha precaución con los alimentos que poseen poca acidez, han sido sometidos a una cocción insuficiente y una refrigeración no adecuada (como los pasteurizados o curados), y los que se presentan en envases herméticos (enlatados o conservas). Todos estos presentan condiciones que contribuyen a que las esporas sobrevivan, se desarrollen y produzcan la toxina botulínica.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR EL BOTULISMO

  • Durante la preparación de los alimentos, mantenga siempre las condiciones de higiene y cocimiento adecuadas.
  • Si prepara conservas caseras, hágalo en pequeñas cantidades para consumirlas en el momento, a menos que puedan ser conservadas en freezer.
  • No cubra las conservas con demasiado aceite.
  • Al comprar productos artesanales, asegúrese la forma de elaboración y el agregado de conservantes; la simple pasteurización o el ahumado con calor pueden no ser suficientes para la eliminación de las esporas.
  • Al comprar conservas enlatadas, verifique siempre la integridad del envase.
  • Evite las contaminaciones cruzadas, empleando utensilios limpios para untar diferentes aderezos.
  • Hierva los alimentos antes de consumirlos durante 10 minutos, para eliminar la toxina botulínica que pudiera haberse formado.
  • Cocine adecuadamente los productos que van a ser conservados (a temperaturas mayores de 116ºC, por lo menos 30 minutos, en olla a presión para asegurarse la destrucción de las esporas)
  • Mantenga en medio ácido las conservas (por ejemplo: en vinagre), para evitar el desarrollo de las esporas que pudieran haber sobrevivido a la cocción.
  • No almacene alimentos a temperatura ambiente, sino en heladera.
  • Verifique que la heladera enfríe adecuadamente. No la recargue con alimentos, ya que podría disminuir su capacidad de enfriamiento.

BOTULISMO INFANTIL

Las verduras, las especies, las hierbas, el té y la miel pueden contener naturalmente esporas de C. botulinum. Su ingestión no resulta dañina para individuos sanos (niños mayores de 1 año o adultos), quienes con un elevado nivel de acidez gástrica y bacterias protectoras en sus intestinos pueden destruir las esporas.

En los lactantes (menores de 1 año) se puede originar el llamado Botulismo Infantil o Botulismo del Lactante. Cuando estos niños consumen alimentos contaminados con esporas botulínicas, ellas infectan, germinan y liberan la toxina en el colon, produciendo seguidamente la intoxicación. Los síntomas observados incluyen: constipación, letargo, falta de apetito, falta de expresión en el rostro, dificultad para tragar y, ocasionalmente, falla respiratoria. En casos severos, causa parálisis fláccida.

Algunos padres tienen el hábito de endulzar el chupete de sus bebés con miel. Esta práctica incrementa el riesgo de contraer la enfermedad en niños menores de 1 año, ya que recién a esa edad desarrollan la flora intestinal normal de un adulto, capaz de antagonizar el crecimiento de las esporas de C. botulinum e impedir la generación de toxinas.

 

CONSEJOS PARA EVITAR EL BOTULISMO INFANTIL

    • Lavar y cocinar adecuadamente las verduras que se le suministre al bebé. Mantener condiciones adecuadas de higiene durante la preparación de los alimentos.

    • No dar miel ni alimentos que contengan miel, a niños menores de un 1año de edad.
    • Mantener las manos de los niños adecuadamente higienizadas.
    • Controlar que no se lleven a la boca alimentos u objetos que hayan estado en contacto con la tierra

     

 

El caracter de esta página es solo informativo. De ningún modo reemplaza la consulta al médico especialista.


 


Balanza IMC

 

 

 
 
   
nbsp;