Barra_Vida_Sana
 
 
line decor
    
line decor
 

Inicio / Dietas / ¿Por que fallan algunas dietas?

Dietas

¿Por qué fallan algunas dietas?

 



Dietas que fallan
Nadie debe prentender que hacer dieta es un proceso rápido o fácil. Una razón por la que las dietas fallan, es porque la gente no tiene expetativas razonables acerca de cuánto peso va a perder o el tiempo que lleva hacerlo; otra razón es que no permiten un margen para alguna recaída o no planifican cómo podrían hacer frente a esta situación. Tampoco es cuestión de establecer una lista de reglas de motivación que sirvan para todos.
De la misma manera que cada individuo es único, cada solución para adelgazar necesita ser hecha a medida para adaptarse al estilo de vida individual, preferencias y actitudes de cada persona a dieta, proceso que puede llevar tiempo y con frecuencia a una sucesión de prueba y error.
El primer paso a lo largo del recorrido es tener objetivos claros y expectativas realistas. En lugar de empezar sin un mapa de ruta, o sin tener una idea de cómo va a ser el lugar de llegada, vale la pena tomarse el tiempo para examinar lo que esperamos del futuro y analizar nuestros temores por los obstáculos que podríamos encontrar en el camino hacia el éxito.

 

Establecer nuestros objetivos en la dieta


A algunas personas que hacen dieta les gusta que les pongan un peso determinado como objetivo y no se detienen hasta que lo alcanzan; otras piensan que tener un objetivo asusta demasiado, en especial si este parece estar muy lejano o si nunca han logrado un peso semejante con anteriodidad. Y algunas se dan cuenta que a la primera señal de que les digan lo que tienen que hacer se rebelan. A pesar de esto, tener objetivos que cumplir vale la pena, porque ayudan a medir el progreso y también contribuyen a producir una sensación de haber logrado algo: es cuestión de elegir los objetivos que pueden ser útiles y no los contraproducentes.

 

Con frecuencia, aquellas personas que tienen que perder mucho peso se dan cuenta de que establecer miniobjetivos -como perder 450g o 900g por semana, o celebrar cada 3kg q se pierden-, les sirve de ayuda como metas diarias o semanales, sin tener que proyectar demasiado lejos.
Entonces el objetivo final puede establecerse cuando esté cercano, para que sea algo motivador y no amenazador.
Perder 10% del peso inicial, es el punto en el cual empiezan a notarse los beneficios. Vale la pena festejar, pero puede no ser tan lindo para los que están a dieta, y que todavía no les gusta lo que ven en el espejo, inclusive si su IMC no está más dentro del limite de riesgo. Existe un equilibrio entre ponerse objetivos irreales para una figura superdelgada, y aceptar un objetivo alcanzable que no concuerda con las verdaderas aspiraciones de la persona a dieta. La mejor propuesta es quizá enfocarse en miniobjetivos (y otros objetivos positivos, como hacer más gimanasia y cambios sanos en la dieta) y ser flexible al establecer el peso final al que se quiere llegar.

 

Resumen
Pensar en positivo
Tener un objetivo positivo como ser: "Voy a bajar de peso para lucir lo mejor posible en bikini" es más motivador que pensar: "Voy a bajar de peso porque odio verme". Expresar los pensamientos de forma negativa refuerza los sentimientos negativos y hace más didifcil visualizar un futuro más positivo.

 

 

El caracter de esta página es solo informativo. De ningún modo reemplaza la consulta al médico especialista.


 


Balanza IMC

 

 

 
 
   
nbsp;