Barra_Vida_Sana
 
 
line decor
    
line decor
 

Inicio / Dietas / Examinar nuestros miedos al hacer una dieta

Dietas

Examinar nuestros miedos al hacer una dieta

 

Miedo a las dietas


Una y otra vez, las personas que hacen dieta se dan cuenta de que pueden fracasar, a pesar de sus mejores intenciones, y terminan con un sentimiento de desilusión y confusión por su propio comportamiento.
El miedo secreto a tener hambre o a perderse los alimentos preferidos, puede sabotear un plan para bajar de peso incluso antes de empezar. La preocupación de que la pareja se ponga celosa o de que los amigos resientan el éxito, puede detener una campaña para bajar de peso a mitad de camino. Algunas veces, el
pensamiento de iniciar una dieta puede ser aterrador por la intensidad del miedo al fracaso.

 

Vencer los miedos que nos afectan para hacer la dieta


La mejor manera de vencer los miedos es reconocerlos y desafiarlos. Pensar con firmeza acerca de los beneficios del cambio y acerca de las consecuencias de no hacerlo, puede ayudar a poner las preocupaciones en perspectiva e identificar las formas de evitar que los miedos se hagan realidad. Por ejemplo, elegir una dieta que permita muchos alimentos con alto valor de saciedad y cosas que nos gustan, debería asegurar que el hambre, o el miedo a tener hambre, no sea un problema; solicitar el apoyo de nuestra pareja y amigos puede ayudar a dar la seguridad de que bajar de peso no significa que vaya a cambiar algo más.

 

Identificar nuestras zonas de riesgo


Toda persona a dieta necesita estrategias prácticas para mantenerse motivada a través de los peligros inevitables que pueden hacer tropezar cualquier intento de ajustarse a la alimentación más sana. Llevar un registro diario sobre "comida y sedimientos" es una buena manera de establecer las zonas personales de riesgo y descubrir si son físicas o emocionales. Por ejemplo, una ocasión muy común para comer de más son los primeros minutos en casa después del trabajo, cuando se siente hambre y es demasiado temprano para la cena. Otra es en la estación de servicio, donde es facil "llenarse" de golosinas además de llenar el tanque. Algunas personas se dan cuenta de que sus zonas de riesgo tienen diparadores emocionales, como ir a la heladera cuando están aburridas o estresadas, o calmarse con comida cuando están contentas o preocupadas.
A la larga, es más probable que los escollos escondidos de todos los días hagan más daño que una ocasional fiesta; y sin embargo, con demasiada frecuencia se los ignora. Puede que lleve tiempo identificar las zonas de riesgo menos obvias, en especial las emocionales; vale la pena establecer si existe un patrón de conducta y, si es así, diseñar planes para encontrarle la vuelta. Llevar fruta fresca en el auto puede evitar el ataque a las golosinas en la estación de servicio; tener refrigerios sanos y no engordantes a mano, como queso de bajas calorías o grisines de centeno, puede servir para cubrir el tiempo hasta la cena. Reconocer las zonas de riesgo personales es el primer paso para poder controlarlas.

 

Resumen
Medidas corporales
El control de las medidas corporales puede ser una forma motivadora de notar el progreso en la pérdida de centímetros o pulgadas, además de la pérdida de peso. Se deben tomar las medidas del pecho, la cintura y las caderas, y también la parte superior de los brazos, muslos, cuello y pantorrillas. Si resulta preferible no saber el resultado en centímetros o pulgadas, usar una cuerda con nudos en vez de una cinta para medir.
Planificar las comidas
Las encuestas sobre la forma de comprar demuestran que es mucho más probable adquirir alimentos sanos, como pan integral y vegetales frescos, al principio de la semana. Los alimentos con muchas calorías, como la comida china lista para llevar y la cerveza, aumentan el fin de semana. Planificar la comida de la semana con antelación, para incluir una mayor parte de alimentos sanos y unas pocas cosas que nos gustan por día, puede ayudar a asegurar que la lista de supermercado se mantenga equilibrada durante toda la semana.

 

 

El caracter de esta página es solo informativo. De ningún modo reemplaza la consulta al médico especialista.


 


Balanza IMC

 

 

 
 
   
nbsp;